martes, 5 de junio de 2012

Caer en el olvido

Que la mente humana esconde muchos secretos no es nuevo, pero que esos secretos son capaces de sorprendernos casi cada día, al menos para mí si lo es. Debo reconocer antes de continuar que soy una desmemoriada, que tengo que apuntar casi todo lo que me ocurre porque lo único que me falta por olvidar es mi nombre. Pero hoy mis pensamientos me dieron hoy una lección haciéndome recordar algo que había escuchado muchas veces y que por un motivo u otro había decidido dejar escondido en lo más recóndito de mi cerebro. Por un momento volví a escuchar a una persona muy especial diciéndome que algún día todos se olvidarían de mi. Y no se equivocó.

Eso me hace recapacitar y preguntarme qué hacer y cómo hacer para que esto no ocurra. Pones todo de tu parte pero es inevitable y sabes que cada día serán más los que te olviden. Al fin y al cabo es lícito, yo también me olvido de muchas cosas.

Lo único que me queda en estos casos es la palabra, la posibilidad de escribir en este medio lo que no puedo hacer en otros. Al menos esto me sirve para darme cuenta que no se me ha olvidado lo más importante que tengo, mi capacidad para comunicar.

jueves, 22 de marzo de 2012

El hit del momento

Aviso a navegantes: este post no es apto para intransigentes disfrazados de benefactores de las causas perdidas.
Adentrarse en cualquier red social estos días se ha convertido en  una odisea 'negra' y no es que a la vejez me haya vuelto racista, no, pero sí crítica de las faltas de respeto, de las coacciones y de la sin razón de los que buscan tener la razón a toda costa.

La decisión del Gobierno de Rajoy de aprobar las prospecciones petrolíferas en las costas de Canarias, concretamente frente a Fuerteventura y Lanzarote, se ha convertido en el único tema de interés en la sociedad canaria, y me parece bien. Somos un territorio que vive del turismo y unas plataformas petrolíferas a escasos 10 km de Fuerteventura no creo que sea la imagen idílica que esperan ver los turistas después de un largo viaje. Hasta ahí estamos todos de acuerdo.

Y ahora viene un pero muy grande un PERO en mayúsculas. Como ahí fuera hay gente mucho más preparada que yo, más documentada, más relacionada y con acceso a la información que yo no tengo, me pregunto y tal vez ellos me puedan contestar. ¿Es necesario acosar, abordar, insultar a todo el que no está con 'los buenos'? No será mejor aportar datos reales, datos que aporten información y cultura a la población, tal y como ocurrió hace unos meses con la crisis volcánica de El Hierro. Voy a recurrir a una frase hecha que en estos momentos me viene al pelo: ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos.

¿Dónde quedaron temas tan importantes como el desempleo? ¿y esas familias que tienen que acudir a Cáritas para poder llevarse algo a la boca? De pronto todas esas cosas que hasta hace unas pocas semanas nos cortaban la respiración a todos han quedado en el olvido. Sé que el futuro de nuestra tierra está en juego y que de producirse un accidente los resultados serían nefastos para el archipiélago, pero esto empieza a adquirir unos tintes que no me gustan un pelo.

Por eso desde aquí reivindico mi derecho a no manifestarme si no me apetece, a no colgar fotos catastrofistas en el muro de mi facebook, a no aprobar comentarios irrespetuosos u ofensivos y a llevar cualquier ideología de la manera que considere oportuna. Porque señores, no por mucho gritar y patalear se nos escuchará mejor.

lunes, 27 de febrero de 2012

De la creatividad a la desesperanza

"Un hombre creativo es un niño que ha sobrevivido" es la cita que una amiga me ha descubierto recientemente y que refleja el estado en el que se encuentran esos más de cinco millones de parados que convierten a España, según refleja la web de Rosa María Artal, en el país industrializado con mayor tasa de paro. Unas cifras abrumadoras que dejan pocas perspectivas de futuro a los que por suerte o por desgracia formamos parte de esa larga lista que en pocos días podría ser aún mayor, o no.

Lo que nos queda es la creatividad y la valentía para afrontar nuevos proyectos, sacar de la chistera ideas maravillosas que sorprendan al gran público, reinventar la profesión y, en una pequeña proporción, la esperanza de que las aguas vuelvan a su cauce y estar como hace cuatro, diez o veinticuatro meses, al fin y al cabo, eso nos garantizaría mayor seguridad económica.

Hasta que eso llegue, ¿qué tenemos? Actuar como analistas chupando televisión, periódicos y radio pensando cómo lo hubieses hecho si te encontrases en la situación de ese redactor que trata los temas de moda. Hoy, las grandes estrellas son Urdangarín, la gala de los Oscar y José Bretón, llenando programas enteros y generando las más diversas opiniones.

Mi análisis para este lunes es que mejor empleo mi tiempo en pulir una idea que ronda mi cabeza que al menos me servirá para sentirme útil y no creer que pierdo mi tiempo sentada delante de la caja tonta, ante un ordenador dejando pasar letras y letras ante mi atenta mirada o viendo una foto en Twitter de la redacción del diario Público completamente vacía. El mismo vacío y desesperanza que siento desde que la vi.

sábado, 25 de febrero de 2012

Mail Delivery Subsystem vs # y @

Lo bueno de tener tiempo libre y un nuevo smartphone es que estoy aprendiendo a utilizar una red social que era totalmente desconocida para mi, ahora los símbolos @ y # tienen nuevos usos aunque debo reconocer que aún me cuesta acostumbrarme y la mitad del tiempo no se lo que estoy haciendo. Las nuevas tecnologías son así y mi smartphone también, vienen sin instrucciones con el objetivo de que pases medio día intentando descifrar cómo enviar un mensaje a un contacto que ya no sabes si está en la SIM, en el FB o en MSN, o bajándote todas las aplicaciones gratuitas existentes en el 'Market de Android'.

El resto del día lo paso revisando los correos que no dejan de llegar, todos ellos con el encabezado "Mail Delivery Subsystem", ¿cómo puedo odiar tanto a la persona que decidió unir esas tres palabras para mandármelas en todos y cada uno de los correos que recibo? Ese parece ser mi sino, correos que no llegan y oportunidades que se diluyen como un azucarillo en un vaso de agua.

Pero que no cunda el pánico o como decía El Chapulín Colorado "que no panda el cúnico" que no tendré oportunidades laborales pero a este ritmo podré añadir en mi curriculum vitae que soy toda una experta en Twitter, aunque algo me dice que no será la capacidad que más valoren de mi, a no ser que haga como ciertas estrellitas mediáticas que cuentan todos y cada uno de sus pasos en mensajes de 140 caracteres plagados de símbolos y nicks. Por cierto, al que le interese @BenitezLou, ¡qué cosas!

viernes, 24 de febrero de 2012

Siempre nos quedará Anís el Mono

Dos meses después vuelvo a sentarme en la silla en la que pasé tantas horas delante del ordenador. Dos meses después vuelvo a escribir, pero esta vez, no para que lo lean otros sino como terapia para expresar todo lo que me pasa por la cabeza.

Durante este tiempo he tenido que escuchar cómo muchos me preguntaban si estaba arrepentida de la decisión que tomé y mi respuesta es siempre la misma: No. ¿Cómo estar arrepentida cuando has aprendido tantas cosas? ¿cuándo posiblemente por primera vez en mi vida me he valorado y, por qué no decirlo, me han hecho ver que sirvo para esto? Que las cosas no salieron como me hubiese gustado es evidente, pero lo es más que la coyuntura actual me pasó factura y no fui la única.

El mismo día en el que se ha anunciado el cierre de un periódico de tirada nacional y que las cifras de parados en el sector suben como la espuma, me planteo si merece la pena mantenerme en mi empeño de encontrar algo que se ajuste a mis conocimientos y a mi experiencia.

Han sido dos meses de buscar a diario en Internet, enviar cientos de curriculum vitae, buscar ofertas de trabajo pero la conclusión es siempre la misma, el silencio. Nadie responde y te queda la sensación de que este tiempo 'en blanco' podrías invertirlo en darte golpes contra una pared dura como el acero, nadie te va a parar porque a nadie le importas.

En medio quedan opciones de formación, no las deseadas porque esas se escapan a cualquier maltrecho presupuesto, pero sí como me dijo un amigo, servirá para coleccionar etiquetas de Anís el Mono. ¡Y qué remedio! Al menos tengo la suerte de que algún centro de formación sí se digna a contestar mis correos.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Volver a empezar

Dicen que cuando un aspecto de tu vida no va bien afecta a los demás. Cuando no tienes ánimo para levantarte por las mañanas o haces las cosas que más te gustan sin las ganas que le ponías meses atrás. Eso me ha pasado y efectivamente se ha notado en mi blog. Lo inicié con mucha ilusión, conté historias que me fueron sucediendo, sensaciones que vivía gracias a mi trabajo y todo lo que me pasaba por la mente. Pero había una parte dentro de mi que no estaba bien y ha cambiado.

Hace poco he empezado una nueva experiencia que de momento me satisface y me anima a seguir haciendo lo que quiero, no sin las dificultades propias de los inicios en los que te sientes como un recién licenciado que según sale por la puerta de la facultad piensa "¿Y ahora? ¡Si yo no sé hacer nada!". Nada más lejos de la realidad.

En este proceso es cuando vuelves a recordar lo que se siente cuando aprendes cosas nuevas, los niveles de exigencia son otros y vuelves a sentir el gusanillo en el estómago que había desaparecido hace tiempo. Tanto ha cambiado mi ánimo, a pesar del agotamiento psicológico, que hasta he tenido ganas de volver escribir, más aún. Por eso y porque hay personas muy importantes para mi que me han 'reclamado' por haber abandonado el blog.

Las historias serán diferentes y las sensaciones otras. Ya no habrá tantas carreras, tanto estrés pero sí mucho trabajo que sacar adelante y un blog al que volver a tener activo y con el mismo cariño de siempre. Al fin y al cabo todos estamos en un constante cambio y éste es el mío.

martes, 28 de junio de 2011

Pequeños sueños hechos realidad

En mi post anterior hablaba de ciclos que empiezan y terminan. Dentro de esos ciclos o de la propia vida, existen los sueños. Algunos se alcanzan y otros se meten en el baúl de los sueños por cumplir.

1. Ruido de sirenas.
2. La imagen nocturna se vuelve color naranja por la incidencia de las luces de una ambulancia.
3. Comienzan las prisas, la concentración no puede faltar en un momento como este...

Podría ser el guión de una serie de acción pero no lo es. Se trata de algo que siempre quise hacer y nunca conseguí. ¿Nunca? bueno, tengo que aprender a quitar esa palabra de mi mente. Vale que no hubo sangre, que no hubo carreras, pero logré hacer la noticia que siempre quise hacer: salir de patrulla nocturna.

Poco después de las nueve de la noche ya estábamos preparados, el equipo de protección civil formado por Isaac, Christian y Luís, eran los encargados de velar por la seguridad de todos los que de una forma u otra participarían en la celebración del día de San Juan. Lo tenían todo muy pensado, sabían dónde estaban las hogueras más peligrosas o las que incumplían alguna normativa. Siempre de buena manera, de forma respetuosa se acercaban a las personas que disfrutaban de la noche de fiesta para recordar que debían mantenerse alejados y que no debían tirar objetos inflamables o susceptibles de provocar males mayores.

Esa noche aprendí que algunos padres en ocasiones tienen demasiada confianza en sus hijos. Parece que no tenían en cuenta que muchas veces los niños buscan inconscientemente el peligro. Ver a cuatro o cinco chiquillos pegados al fuego, lanzando lo primero que pillaban y con el peligro de que una chispa les saltara encima, o peor, que un clavo ardiendo saliera disparado hacia ellos, ese fue, en mi opinión, el momento más peligroso de la noche.

Valoro mucho este tipo de trabajos o de voluntariados porque hacen una labor que no se aprecia como se debe, salvo cuando se vive de primera mano con ellos. Por suerte no hubo heridos en la noche de San Juan en Puerto del Rosario, no tuvieron que intervenir más allá de llamar al orden a los que no se comportaban como debían. Fueron unas tres horas en las que nos hicieron sentir que formábamos parte de su equipo, explicándonos paso a paso todos sus movimientos, sus estrategias para solucionar los problemas que podían surgir.

Y qué mejor premio que terminar esa noche viendo los fuegos artificiales en la hoguera más grande de Puerto del Rosario, en la que, por supuesto, y con ayuda de la Policía Local y la Policía Nacional, fueron los encargados de controlar que el cordón de seguridad estuviese lo suficientemente alejado del fuego.

Mi felicitación para ellos y mi agradecimiento a mi compañero Jesús, porque después de cuatro años y cuando parece que ya ha comenzado la cuenta atrás, podré cerrar capítulo con la guinda del pastel.


video